domingo, 13 de enero de 2019


Por un Canelones libre de soja transgénica.


 El domingo 16 de diciembre del 2018, se realizó un cierre del año por parte de la Comisión por un Canelones libre de Soja Transgénica y en Defensa del Agua y la Vida.
En el “Centro de Artes Escaparate” de la Ciudad de Sauce, se realizó una actividad que contó con la exposición de un video que daba cuenta de las luchas llevadas adelante por la Comisión referida, junto a productores, ciudadanos referentes de diferentes colectivos y zonas del departamento, para luego abrir la participación de los distintos concurrentes que opinaron sobre lo hecho en el año y ver las perspectivas del movimiento canario en defensa de los recursos naturales y en contra del uso del glifosato y distintos venenos utilizados en las plantaciones de soja transgénica en Canelones. Testimonios de lo sucedido en la ruta 33 en el Paraje “LA Armonía”, las movilizaciones y la participación de los canarios en la audiencia pública realizada por la Comuna departamental para la presentación del plan de Ordenamiento Territorial denominado “Ruralidades Canarias”, donde se movilizaron diferentes fuerzas para decirle no a los sojeros y si a la defensa de los pequeños y medianos productores de alimentos del Departamento, fueron expuestos en el video, y luego discutidos por los concurrentes.
Destacamos la importancia de esta instancia que contó con la participación de mujeres  representantes  de la Sociedad de Fomento Rural de Canelón Chico, productores pequeños y medianos de la ruta 33 y de las chacras cercanas a Sauce, Suárez y las rutas 6 y 107 además de vecinos de las ciudades de Sauce y Suárez que seguiremos en la lucha en defensa del trabajo y la producción nacional de alimentos, y la defensa del productor pequeño y mediano para que no tenga que abandonar la tierra, que además de un medio de producción es parte de su cultura y sus afectos.
En las oratorias, quedó demostrado la necesidad de la unidad obrero campesina para obtener logros importantes en beneficio del pueblo tanto en el campo como en la ciudad, así como el ataque que el pseudo progresismo del Frente Amplio viene realizando al trabajo y la producción nacional, en beneficio de los grandes latifundistas y el capital extranjero que se viene apropiando de nuestro suelo, nuestras aguas destruyendo el medio ambiente y los recursos naturales.
A partir del mes de febrero comenzará la coordinación de nuevas luchas, que seguramente se van a dar en el contexto de un año preelectoral y de crisis del campo que se está viviendo seriamente en Canelones, sobre todo debido a las políticas agrarias que lleva adelante este gobierno, esta Intendencia,  y que perjudica a la producción familiar muy característica de nuestro Departamento.
                                                                 Jorge Pérez.



SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE VENEZUELA Y EL GOBIERNO


                                                               BOLIVARIANO
En las semanas previas a la asunción de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, por parte del presidente Nicolás Maduro, quien fuera electo legítimamente para el período 2019-2025, el imperialismo yanqui, la inefable OEA, con Almagro a la cabeza y el Grupo de Lima, integrado por gobiernos latinoamericanos reaccionarios y lacayos, lanzan un campaña internacional exigiendo que dicha asunción no se realice. Desconociendo de esta forma los resultados de las pasadas elecciones, la Constitución vigente y el derecho a la autodeterminación y la soberanía de los pueblos.
Con la permanente amenaza del poder político y militar del imperialismo yanqui, y bajo la presión del bloqueo económico, emprendieron una nueva embestida, contra un gobierno bolivariano que los enfrenta con firmeza y con un apoyo popular que se mantiene a pesar de grandes dificultades.
Esta  provocación seguramente fue alentada por la instalación del gobierno militarizado del fascista Bolsonaro en Brasil, que  promueve incluso la instalación de una base militar yanqui en su territorio, con el argumento del enfrentar el potencial militar venezolano.
La asunción del presidente Maduro, el 10 de enero, significó una victoria para el gobierno y el pueblo venezolano, y los pueblos oprimidos del mundo, y una derrota del imperialismo yanqui, sus aliados y lacayos.
Pero inmediatamente estas fuerzas y la derecha venezolana lanzan una nueva campaña desconociendo ahora al nuevo gobierno y planteando que asuma la presidencia de la República, interinamente, el actual presidente de la Asamblea Nacional, que desde que se instaló, con mayoría de la derecha fascistizada, trabajó para el golpe de estado proimperialista.
Estas acciones significan no solo una nueva provocación al gobierno bolivariano de Venezuela sino también una amenaza a todos los gobiernos que enfrenten al imperialismo yanqui en la actualidad y a quienes luchamos por verdaderos gobiernos antiimperialistas, obreros y populares en América Latina.
El gobierno seudoprogresista y proimperialista del Frente Amplio, ante estos hechos, si bien no adhirió a la declaración del Grupo de Lima, al mismo tiempo, a través de distintos voceros, trató de tomar la mayor distancia del gobierno bolivariano para luego, indignamente, abstenerse ante la infame declaración de la OEA, tomada por mayoría, que desconoce la legitimidad del presidente Maduro.
Ante estos hechos convocamos nuevamente a la mayor solidaridad con el pueblo venezolano y el gobierno bolivariano, que enfrentan firmemente a la superpotencia económica-política y militar, al imperialismo yanqui, que es el  más agresivo, está


desplegado militarmente en todos los continentes y viene impulsando las cruentas guerras de agresión que asolan el mundo. Bestia feroz, bajo la presidencia del fascista Trump, que está hoy en declinación, resistida por los pueblos y naciones oprimidos y asediada por sus rivales imperialistas en la disputa por la hegemonía mundial.



PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO DEL URUGUAY
Sublema: “el pueblo En Lucha”-Lista 960-Unidad Popular
12  de enero
www. pcr.org.uy | Correo electrónico: pcruruguay@yahoo.com
Tel. celular: 099 962 411

domingo, 16 de septiembre de 2018

Sobre la crisis de la Industria Láctea y la lucha en los consejos de salarios.
E

s de conocimiento público que el sector lechero anda muy mal. La pérdida de mercados de la industria, el endeudamiento de tamberos y el cierre de establecimientos nadie lo puede negar.

Ricardo Izaguirre, presidente del Instituto Nacional de la Leche expresó que “Está muy tensa la situación. El sector sindical no observa la dificultad de los productores”, dijo poniendo a los trabajadores de Conaprole y de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, como culpables por sus “posiciones intransigentes” en los consejos de salarios, de la crisis del sector. Y agrega que la crisis que se desató en PILI es la cara visible de una industria deprimida.
Dijo también que “ está el divorcio entre los productores remitentes y los operarios de la industria”.
Hay según Izaguirre unos 2500 productores que cobran lo mismo por litro de leche que remiten desde hace cuatro años, mientras que los trabajadores son unos 3500  y han logrado aumentos de un 34% en su salario en esos últimos cuatro años. Dice también que de aprobarse el convenio salarial planteado, habrán subido un 50% en enero del 2019.
Agrega que los productores son los dueños de las cooperativas y los trabajadores, sus empleados y sacan mejores remuneraciones. Los tamberos se sienten ahogados y buscan en los dirigentes de las empresas soluciones  para  poder mejorar sus ingresos.
Mientras tanto los trabajadores presionan en los consejos de salarios para seguir aumentando sus haberes y toman las medidas gremiales que creen convenientes para lograr sus fines.

Las gremiales de productores, y el gobierno, buscan confrontar a los trabajadores con los pequeños y medianos productores, pero la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea no pone las cosas en esos términos. Los trabajadores han manifestado que tanto ellos como los pequeños y medianos productores son los que han sufrido estos últimos años y son los más vulnerables del sector. Aquí podemos decir que la contradicción es oligarquía proimperialista por un lado y pueblo por el otro.
Las gremiales rurales como la Asociación Rural y la Federación Rural, que agrupa a la gran burguesía del campo, aliada muchas veces al capital imperialista, aprovecharon el conflicto en Conaprole para retirarse unilateralmente de los consejos de salarios. No quieren discutir aumentos de salarios ni condiciones de trabajo en ningún sector del agro.
El tema es que tanto De Izaguirre como Ambrois, Presidente de Conaprole (empresa hegemónica del sector) reconocen que 2000 tamberos que remiten leche a esta cooperativa, que en su mayoría son familias, la mitad cobraron en promedio, 31mil pesos en julio. De allí deberán deducir el salarios de sus empleados y mantener el establecimiento. Reconocen también que 400 no cobraron directamente, porque deben más de los que se les pagó. Hace más de dos años que unos 300 tamberos no cobran nada, se endeudan y cambian de rubro.
Si bien Ambrios aseguró que no había margen para aumentar el precio de la leche, éste se incrementó a 25 pesos al consumidor,  y se llegó a un acuerdo en los consejos de salarios con la FTIL que demostró que no había ninguna posición intransigente en los trabajadores. Es más; sectores del oportunismo dentro del movimiento sindical permitieron la flexibilización laboral en el sector, dejando para seguir negociaciones en las empresas que se consideran en peligro o con dificultades, para negociar el salario de sus trabajadores a la baja, y llevan la cláusula de paz laboral.

L

o que lograron los trabajadores fue un aumento del 13% que viene pautado por el ejecutivo, mientras el nudo gordiano se encuentra en el rechazo de Conaprole del aumento de la prima por antigüedad, el cambio de régimen de trabajo y la recategorización,  pero si se firmaba la cláusula de paz por tres años, era todo aceptable.
Finalmente el acuerdo se alcanzó en el Ministerio de trabajo.
 Mientras se llevaban a cabo las negociaciones, estalló la situación de PILI, empresa que tiene un pasivo de 60 millones de dólares y hace seis meses que no les paga la remisión de leche a los tamberos. Pili le debe a 70 productores que llevan seis meses sin cobrar, 1.200.000 dólares y le siguen remitiendo leche a la planta. A los obreros le debe 350 mil dólares y siguen yendo a trabajar, mientras que le debe 10 mil dólares a los proveedores y 50 millones a los bancos.
Ante esta situación el gobierno destina un millón y medio de dólares para que esta empresa siga funcionando, lo que alcanza solamente para distribuir entre los trabajadores demostrando no aprender de la experiencia, como la que se tuvo con PLUNA, FRIPUR, etc., que terminaron cerrando de todas maneras, dejando miles de trabajadors en la calle, no pagando las deudas con el Banco República y generando más costos a los hombros de los trabajadores.
Somos partícipes de la intervención estatal de estas empresas, con participación obrera y la dirección de un gerente idóneo en la industria de que se trate, y ponerla a trabajar por lo menos hasta el cobro de las deudas.
En referencia a la situación de los tamberos pequeños y medianos, somos partícipes de apoyar al productor con un precio sostén del litro de leche remitido a la industria que permita al productor no endeudarse y dejar la actividad, dinero que podría salir de  la culminación del subsidio a la cerveza, y de comenzar a cobrar impuestos a los sojeros y plantadores de eucaliptos para la industria de  pasta de celulosa entre otras medidas de defensa del trabajo y la producción nacional.
                                                                  Jorge Pérez